Trucos psicológicos

publicado en: poder mental | 0

 

Para aplicar estos trucos psicológicos en tu vida, no necesitas tener grandes habilidades, sino simplemente un poco de práctica. En muchas ocasiones y sin darnos cuenta nuestra actuación puede suponer un obstáculo en las relaciones con otras personas. Nuestros miedos, limitaciones y condicionantes internos están siempre instalados en nuestra parte subconsciente y por tanto pueden bloquear nuestros propósitos sin que nos apercibamos de ello.

Pero del mismo modo puedes usar el subconsciente tanto tuyo como el de los demás, para que este juegue a tu favor.

Estos son algunos trucos que te ayudarán en situaciones cotidianas de la vida:

Eliminar miedo

El miedo es el mayor paralizante de la acción y este no siempre obedece a causas racionales. Ante cualquier situación de nervios e intranquilidad bebe despacio un vaso de agua. Tu cerebro interpretará que estás relajado y posteriormente así te sentirás.

La explicación científica de este hecho es que nos conecta con nuestra parte más primitiva, el cerebro reptiliano, cuando nuestra especie vivía en cavernas y había de protegerse de los animales salvajes y el momento de beber era aquel en que el hombre se sentía a salvo de los peligros. Ante cualquier situación de estrés o miedo, bene agua y tu mente realizará esta asocación de ideas de manera automática para relajarte.

Si no tienes agua a mano, también puedes hacerlo masticando un chicle.

Somos animales de costumbres y nos regimos por nuestros hábitos, por ello una de las formas más fáciles de llegar a acuerdos con otras personas es usar a técnica de los sí continuados que se asemeja a los cierres parciales que se realizan en la venta.

Cuantas más veces tu interlocutor diga si en una conversación, más sencillo resultará que obtengas un sí final o definitivo. De forma inconsiente la aceptación continuada genera más aceptación, con lo cual es sencillo que sigamos obteniendo síes como respuesta a nuestras peticiones o preguntas.

 

Toca a las personas y mira a los ojos.

Te han estrechado alguna vez  la mano y te parecía que la otra persona la tenía colgando o muerta, te han saludado mientras la vista de tu interlocutor miraba hacia otro lado. Por desgracia esto es común y una de las peores formas de iniciar un contacto.

Nada genera mayor desconfianza en una persona que no mantener el contacto visual con quien habla o mostrar una mano blanda al saludar. Mirar a los ojos de tu interlocutor y estrechar con firmeza las manos  es un signo directo para crear una buena conexión con la otra persona y empezar con buen pie cualquier diálogo, además de que te percibrián como una persona segura de ti misma.

Muchas personas tienen incontinencia verbal, hablan y hablan sin ni siquiera prestar atención a sus propias palabras y mucho menos a las de las demás personas.

Una de las mejores formas de solventar esto es usar la técnica del silencio. Cuando formules una pregunta mantente en silencio hasta obtener respuesta, no te precipites, ni te pongas nervioso, pues el silencio es violento para muchas personas , ya que están tan acostumbradas a hablar que se sienten incomodadas cuando no hay ruido.

Si mantienes un control de tus silencios podrás dirigir las conversaciones y obtener mucho más fácilmente tus propósitos en cualquier negociación.

Esto también puedes usarlo si alguien te ofende o te lleva la contraria, puesto que la conducta de la mayoría de personas es actuar de forma reactiva atacando cuando se sienten atacados. Por el contrario si tu te mantienes calmo y en silencio, desmontarás a tu agresor.

En lenguaje coloquial solemos decir que a los enemigos mejor tenerlos bien lejos, pero en la práctica psicológica debemos hacer todo lo contrario. Cuanto más te aproximes a una persona con la que mantienes diferencias con la mentalidad adecuada, verás que estas van menguando y podrás encontrar puntos en común. Por ejemplo, en las reuniones de trabajo si sientes que alguien es contrario a tus ideas, siéntate junto a él y mentalmente envía amor o buenas vibraciones a esa persona y verás que ocurre.

La palabra más maravillosa del mundo es nuestro nombre. Si quieres generar armonía y empatía con alguien rápidamente, pronuncia su nombre a lo largo de la conversación que mantengas con ella. Ahora bien, actúa de forma sincera, como respeto a esa persona, tal y como te gustaría que hicieran contigo y evita caer en la burda y estúpida manipulación que tratan de hacer por ejemplo algunos vendedores novatos que mencionan tu nombre en 1 de cada 10 palabras que pronuncian, con lo que el efecto logrado es totalmente el contrario al que buscan.

Sonríe

La sonrisa nos conecta con nuestro bienestar emocional a la velocidad de la luz. Cuando sonríes le estás enviando un mensaje directo al subconsciente de la otra persona y le estás diciendo, soy feliz, todo está bien, puedes confiar en mi.

La sonrisa, cuando es auténtica, elimina las resistencias de las personas y abre sus mentes y corazones.

Has sentido alguna vez que por más vueltas y vueltas que le das a un problema no encuentras la solución? Esto ocurre porque tu mente está saturada de información temporal y debes hacer un reset.

Del mismo modo que desde el interior proyectamos lo externo, también al actuar sobre el físico, la parte mental y emocional varía. Por ello, una de las mejores formas es olvidarte de esa cuestión problemática y ordenar y limpiar tu habitación o tu casa entera, desechando las cosas viejas o que ya no te sirvan. Esa limpieza y renovación de cosas físicas, también producirá una transformación en tu esfera mental y te llegarán ideas que antes no encontrabas.

En el ámbito de los sentimientos y la atracción física no existen reglas pues nada es más subjetivo que el amor, pero si que existe un truco para conectar con la parte emocional de alguien si es que deseas conquistar su corazón.

A poco que puedas sitúate siempre de modo que puedas hablarle a su oído derecho, pues de esta forma su mente subconsciente empatizará mucho más contigo, ya que esta parte del cerebro es la que se conecta con las emociones y sentimientos.

El lenguaje corporal nos delata tanto o más que el lenguaje verbal. Si quieres saber si una persona conecta contigo fíjate en su postura si de manera inconsciente imita tus gestos, como apoyarse en el mentón mientras habla o cruzar las piernas al tiempo que lo haces tú. También puedes hacerlo tú de manera consciente imitando los gestos de ella de manera disimulada y crearás en su mente la idea de aceptación.

Vigila sobre todo la posición de los pies. Si una persona mientras habla contigo no tiene las puntas de sus pies señalándote a ti, puede que te esté oyendo pero no te estará escuchando.

Aunque es mucho más sencillo detectar estos aspectos en una mujer que en un hombre, debido a que ellas por lo general están mucho más conectadas a los sentimientos que nosotros, hay otras pautas generales que te ayudarán al acercamiento, como por ejemplo propiciar un leve contacto físico con las piernas o los brazos o también asentir con la cabeza de manera frecuente.

Te recuerdo que el 85% de una conversación se basa en el lenguaje no verbal, por lo que no debes descuidar esta valiosa información si deseas conectar con tu interlocutor.

Y ya sabes que seguir estas pautas en tu vida, depende única y exclusiavemente de ti

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Dejar una opinión