La forma más fácil y efectiva de lograr lo que deseas

publicado en: desarrollo personal | 0

Probablemente desde pequeño te han dicho que la vida es muy difícil, que el dinero no crece en los árboles, que todo llega tras mucho sacrificio, que hay que luchar muy duro por labrarte un porvenir, que no debes soñar, que lo correcto es ser realista y todo tipo de frases similares que han creado en el inconsciente colectivo la profunda convicción de que la vida es una batalla continua.

Esas ideas están impregnadas en la esfera interna de la mayoría de seres humanos, condicionando todas sus actuaciones, poco importa la labor que desempeñemos en el mundo, poco importa cuales sean nuestros dones y talentos naturales, poco importa la bondad de nuestra alma, porque todas las acciones se ven afectadas de forma inconsciente por ese caudal de patrones mentales que ahogan el progreso y nos atan a la mediocridad.

Sin embargo vemos personas que logran las cosas más fácilmente que la mayoría e incluso algunos alcanzan retos muy superiores al hombre promedio y paradójicamente en vez de hacernos reflexionar y aprender, el común de las personas se lanzan sobre ellas como fieras hambrientas para juzgarlas y criticarlas severamente o en el mejor de los casos para calificar sus experiencias simplemente como excepciones a la norma general, creyendo que son seres a los que de forma incomprensible les sonríe la suerte, mientras que para el resto les es esquiva.

Sea como sea, hemos establecido un modelo social en el que nuestra propia actuación refuerza nuestras creencias limitantes y nos hemos olvidado del orden natural y del fluir de la vida.

Quien te habla también perteneció durante muchos años a este grupo mayoritario. Me esforzaba duramente por lograr mis metas, como empresario llegué incluso a trabajar más de 14 horas diarias durante muchos años, para comprobar finalmente que correr detrás de un sueño no garantiza su consecución, por mucho empeño que pongamos en la tarea.

Por supuesto que también puedes lograr tus metas, tras mucha lucha y sacrificio constante, pero te garantizo que existe otro camino más armonioso, que existe otro camino que aporta mayor felicidad, que existe otro camino más acorde con la vida.

Si piensas que tú debes ir hacia las cosas, estás siguiendo el camino fatigoso. Conozco muy bien ese camino y lo recorrí por muchos años.

Pero el proceso funciona a la inversa, no eres tú quien debes ir detrás de nada ni de nadie, es siempre tu magnetismo personal el que atrae absolutamente todo hacia ti. Este es el camino natural y sabio, sólo que lo hemos olvidado e incluso cuando a muchas personas se les recuerda, afirman muy enfadados que eso no puede ser, que esa afirmación atenta contra su inteligencia, que eso son patrañas de la autoayuda, que ellos han comprobado en su experiencia todo lo contrario.

Incluso en personas que se autodefinen como religiosas y las que dicen seguir una conducta espiritual, existen estos comportamientos, pues a menudo la imagen que tienen de su Dios es la del Castigo, el sufrimiento y la culpa, en vez de la del Amor y la Alegría.

Y mientras más se reafirman en esas convicciones, más siguen en el camino enfangado.

Te repito que en mi juventud yo también era de este tipo de personas. Me revelaba contra todo lo que iba en contra de mi modelo de creencias y en mi ignorancia juzgaba sin tan siquiera haberme sometido a comprobar aquello que condenaba. No fue hasta el momento de sentirme totalmente agotado, desmotivado y perdido en la vida cuando me pregunté si no era posible que todo lo que me habían enseñado hasta entonces, no fuera tan cierto.

¿Y si hubiera otra forma de conseguir las cosas?

¿Y si hubiera estado equivocado todo este tiempo?

¿Y si la acción física no fuera lo más importante?

¿Y si la vida fuera algo totalmente diferente y me hubiera estado engañando a mi mismo?

¿Y si realmente desde mi interior pudiera sintonizarme con mis deseos y atraerlos fácilmente?

¿Y si no importara la actuación de los demás para lograr nuestras metas?

¿Y si la inteligencia suprema organizara todo para nuestro mayor bien y nosotros solo debiéramos permitir ese flujo de energía en nuestra vida?

No podía hallar la verdadera respuesta con teorías de laboratorio ni complejos razonamientos intelectuales, así que me pregunté que podía perder con dar una nueva orientación a mi vida y me puse manos a la obra, cambiando mi forma de pensar.

Este es el hábito más poderoso que existe en la tierra, porque todo lo demás depende de él, todas tus experiencias vitales son simplemente su consecuencia, pues son tus creaciones mentales las generadoras de tus vivencias.

Y al inicio, transformar ese nuevo hábito si es un camino difícil, porque nuestro ego se resiste a cambiar, nos aferramos a lo conocido y como niños caprichosos no queremos soltar nuestra pelota, pero dados los primeros pasos, se vuelve más sencillo, no agota, no aprisiona, sino que te sientes libre, lleno de energía, motivado, empoderado, fuerte y con paz interior y en poco tiempo de cambiar nuestro modelo de creencias, llega el primer cambio importante en nuestra vida y luego otro y otro y cuando te das cuenta, tus experiencias han dado un giro de 180% y entonces puedes decir, eureka, esto no son meras especulaciones, ahora tengo la comprobación de ello, he experimentado los cambios por mi mismo. Así es como fluye la vida.

Y entonces te preguntas cómo es posible que por tanto tiempo hayas seguido el camino equivocado. Cómo es posible que por tanto tiempo hayas estado eligiendo mal tus pensamientos.

El camino fácil es conectarte con aquello que quieres. No vayas detrás de las cosas, igualate a ellas, sintonizate con ellas, sientelas como reales para ti en el aquí y en el ahora. Vívelas en tu interior con la misma intensidad que lo haces para todo lo que dictan tus sentidos.

Absolutamente todo en el universo tiene una vibración y lo único que debemos hacer para atraer lo que deseamos es vibrar en la misma frecuencia.

Es igual que tu aparato de radio, todas las frecuencias están disponibles aunque tu dispositivo esté desconectado, pero sólo en el momento que tu sintonizas el dial con la frecuencia de la emisora que deseas, es que puedes escucharla. Si deseas sintonizar la 90.8 fm, no te servirá de nada conectar con ninguna de las otras, sólo esa te proporciona la experiencia que deseas, pues de igual modo en la consecución de tus deseos debes asegurarte de estar vibrando en la onda correcta.

No creas que el camino fácil es no hacer nada. Tú debes hacer tu parte del trabajo, pero nunca desde la lucha y la resistencia, sino desde el fluir.

No desde los nervios y la ansiedad, sino desde la calma y la fe.

No desde la mente inquieta y dubitativa, sino desde la paz y la certeza que brinda el corazón.

Centráte mentalmente en aquello que deseas, sabiendo que tienes en tu interior el poder para atraerlo siempre que te mantengas equilibrado, pues son tu confianza y seguridad las que construyen los puentes de tu prosperidad y abundancia.

En mis cursos compruebo continuamente como muchos alumnos al llegar a los 30 o 40 años de edad han abandonado sus sueños. Todo lo que anhelaban en su juventud ahora creen que ya no les resulta posible conseguir.

Y esa creencia es una profecía autocumplida. Así lo crees, así recibes.

Y por esa misma ley, puedes revertir el proceso y volver a tu esencia, a conectarte con la voz de tu alma que siempre está dispuesta a ayudarte, para recordarte que tus sueños siguen estando ahí y para reencontrarte con ellos, sólo debes seguir el otro camino.

Es el camino de la luz, de la alegría, de la valentía, de la pasión y el amor por la vida.

Es el camino de la conexión con tu ser interior, Dios, el Padre, la fuente o como quieras llamar a la energía que anima todo lo que existe, pues tu estás hecho a su imagen y semejanza.

No eres una marioneta, eres un ser libre y creador y puedes poner todo a trabajar el poder del universo para manifestar la vida que deseas.

Tú no estás aquí para caer derrotado, sino para salir victorioso de todo emprendimiento.

Tú no estás aquí para vivir una existencia de sufrimiento, sino para desplegar tus alas, salir de tu zona de comodidad y explorar nuevos horizontes.

No postergues tu éxito, levanta tu ánimo y mira al frente, pues ahora mismo puedes retomar tus sueños, ellos están mucho más cerca de ti de lo que nunca has pensado, sonríe a la vida, suelta tus frenos, abandona tus miedos y prejuicios, permítete soñar que otra vida y otro mundo te están esperando si te permites pensar diferente,  confía en el poder supremo, pues todo es posible si así lo crees.

No importa por cuanto tiempo hayas transitado el camino equivocado, pues ahora mismo puedes comenzar una nueva vida si eliges este nuevo camino. Y Ya sabes que comprobarlo para cambiar tu vida es algo que depende única y exclusivamente de ti.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Dejar una opinión