Como explotar tus talentos

publicado en: coaching | 1

¿Te gustaría explotar tus talentos? Apuesto a que sí. Pero antes, déjame preguntarte…

¿Cuántas veces te esfuerzas y dedicas innumerables energías en proyectos con los que realmente no te sientes identificado, en tareas que no te llenan interiormente, en trabajos que no despiertan tu pasión.

Si haces esto a menudo, muy posiblemente es porque todavía no has descubierto tus dones y talentos.

Supongo que conocerás el maravilloso cuento del patito feo, verdad. Pues es una perfecta analogía de lo que le ocurre a más del 90 por ciento de las personas. No es que no sirvan, no es que sean útiles, simplemente es que están en el lugar incorrecto, haciendo cosas incorrectas.

Si en tu vida ordinaria te sientes desubicado, sin propósito ni dirección estás haciendo exactamente lo mismo que el patito, que siendo un hermoso cisne no se comportaba acorde a su especie.

Un talento es algo que ya posees de nacimiento, es un regalo divino que se te otorgo al llegar a este planeta. No debes hacer nada por adquirirlo. Cosa bien distinta es que ese talento sea aprovechado o malgastado.

El talento siempre nos muestra una posibilidad, un potencial, una oportunidad pero somos nosotros quienes pasando al terreno de la acción las convertimos en realidades.

Recuerdas la parábola de los talentos que describe la Biblia, pues esa es la libertad que cada uno de nosotros poseemos para vivir nuestro tiempo en la Tierra.

Y sabes que? la inmensa mayoría de personas se van de este planeta sin aprovechar sus talentos e incluso muchas de ellas, sin saber tan siquiera que talentos poseían.

Ayudar a las personas a descubrir y posteriormente desarrollar ese talento innato que absolutamente todos poseemos, es una de las labores principales de mi trabajo y es además de las que me produce mayores satisfacciones.

Tus talentos no tienen nada que ver con los aspectos lógicos o racionales de la personalidad, pues siempre son factores emocionales los que determinan que talento posees.

Mi intención principal en este vídeo es que te hagas preguntas, que te cuestiones porqué estás llevando la vida que llevas actualmente, porqué te estás dedicando a lo que haces y en primer término que reflexiones y realices una profunda introspección, preguntándote:

¿Con qué disfrutas muchísimo?

¿Con que se te pasan las horas volando?

¿Qué realizas mejor y más fácilmente que la mayoría de personas?

¿Qué te apasiona y te llena interiormente?

Cuando te conectas con tus talentos es algo maravilloso, porque también te sientes conectado con la vida, fluyes con ella y sabes que estás en el lugar adecuado. Todo se siente en orden y armonía.

Si todas las personas desarrollaran sus talentos naturales nuestro mundo se transformaría armoniosamente y al igual que un perfecto mecanismo de relojería cada pieza ejecutaría su función colaborando al funciomiento general.

Quizás te parezca algo contradictorio porque siempre te insisto en que todos tus deseos pueden hacerse realidad el que ahora te diga que tus talentos muestran tu inclinación natural, pero no lo es en absoluto.

Por supuesto que con una creencia poderosa tú puedes lograr cualquier propósito, pero el sentido común te mostrará que si estos están conectados con tus dones y talentos, no sólo los puedes conseguir de forma más sencilla y natural, sino que además sentirás una satisfacción interior que no puede compararse con nada y eso ocurre cuando estás conectado con tu alma o ser interno.

He conocido muchas personas a lo largo de mi vida que gozan del llamado éxito mundano o material, personas que han logrado lo que se han propuesto en distintas áreas y sin embargo no son felices porque siguen sin explotar sus dones naturales y estos como una voz interior nos gritan de forma desgarradora que están sin usar, que los estamos desaprovechando y la forma de que les prestemos atención es con la insatisfacción emocional.

Desde hace muchos años he escuchado de mis clientes frases como esta “creo que lo tengo todo, pero no soy feliz, es como si me faltara algo, una carencia interna y no sé lo que es”.

En muchas ocasiones esto se debe a que nos mantenemos tan pendientes del mundo exterior, que estamos desconectados de nosotros mismos.

Si a ti no te ocurre esto y a día de hoy ya sabes cual es tu talento, enhorabuena. El siguiente paso entonces es aprovecharlo, explotarlo, desarrollarlo, para mostrar tu luz al mundo.

Aquí debes pasar a la acción, pues sin trabajo el mejor de los talentos resulta inútil, el mejor futbolista del mundo necesita entrenar su cuerpo físico a diario, el mejor cantante necesita ensayar sus canciones y sea cual sea tu talento, debes pornerlo a trabajar.

Personalmente estoy muy agradecido por tener un trabajo maravilloso y cada día conozco a nuevas personas y me quedo admirado de sus talentos, aspectos para los que están fantásticamente dotadas, pero tan sólo una minoría de esas personas se atreven a dar el paso definitivo para ser quienes realmente son.

Sí, me has escuchado bien, te estoy diciendo que la inmensa mayoría de personas no están siendo quienes en realidad son, pues están interpretando un personaje sin darse cuenta de que ellos en verdad son el actor y director de su vida y que si toman el mando de su existencia y se permiten ser quienes en realidad son, todo se transformará.

Esa es la clave del éxito en la vida y es que tal como nos dijo el maestro Sócrates el primer paso es conocernos a nosotros mismos. ¿Cuáles son nuestras fortalezas? ¿Qué virtudes poseemos? ¿Qué servicio y valor podemos aportar a nuestros semejantes?

Resulta muy curioso porque ya desde niños la educación no está conformada para explotar aquello que hacemos bien, aquello para lo cual estamos dotados ya desde nacimiento, cuando con una orientación adecuada desde la infancia sería mucho más sencillo poder encauzar nuestra vida profesional en armonía con nuestros talentos.

Sigue tu voz interior y expresa libremente lo que eres, aquello para lo que estás especialmente dotado.

El mejor pintor del mundo posiblemente sea un completo negado en matemáticas y el mejor matemático posiblemente no sepa manejar un pincel. Cada cual debemos encontrar nuestro lugar en el mundo y para ello no necesitas un mapa ni un gps, no necesitas mirar al exterior. Tus respuestas están en tus talentos y ellos son los que te muestran tu verdadera esencia.

Tu único trabajo es descubrirlos y ponerlos en acción.

Pero ¿sabes porque las personas no lo hacen?, por esa emoción de la que ya te hablado en tantiisimas ocasiones y que atenaza la vida de tantos seres humanos, estancándoles en la mediocridad. Esa emoción es el miedo.

Miedo a fracasar, miedo a lo que piensen de mí, miedo a no ser suficientemente bueno, miedo a salir de mi zona de falso confort, miedo a… qué sé yo. He conocido tantos tipos de miedo como personas existen.

Espero y deseo que tu pertenezcas al otro grupo, al minoritario al grupo de valientes, que a pesar del miedo, superes tus barreras, que tomes la firme decisión de transformar tu vida y te comprometas al 100 por cien contigo mismo a mostrar al mundo tus dones y talentos, para que puedas brillar con luz propia y ser quien realmente eres, hacer lo que viniste a hacer, cumplir con tu propósito divino, porque tu no eres fruto de la casualidad ni de la aleatoriedad, tu estás aquí para contribuir al progreso y evolución del mundo, tu, yo y cada uno de los seres que poblamos la tierra, hacemos nuestra parte en este gran conglomerado, no eres algo insignificante, tu eres importante, tu eres necesario, tu eres grande y demostrar esa grandeza y magnificiencia en tu vida para vivirla con pasión explotando tus dones y talentos, ya sabes que depende única y exclusivamente de ti.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Una respuesta

  1. Manuel Aveleyra

    eso !, eso me pasa !, justo eso !
    y hay momentos que siento desespere y desquicio, lo más malo es que se me ha ido la vida (a mis 64 años) sin saber hacia dónde !!

Dejar una opinión