Conciencia divina, poder interior

publicado en: desarrollo personal | 6

 

Allí donde pones tu atención, allí estás tú. Con cada uno de tus pensamientos te estás situando en un estado vibratorio o nivel de conciencia distinto, en función de la pureza que estos tengan.

Como los seres humanos tenemos diversos tipos de pensamientos, que oscilan desde los más amorosos y pacíficos, hasta los más negativos y agresivos, también nuestros estado emocionales, suelen fluctuar de un extremo al otro, movidos como hojas por el viento.

Pero, te imaginas que hubiera un método para que todo el día pudieras estar conectado a un estado de paz y alegría interna. Te imaginas que actuaras siempre correctamente guiado por una inteligencia que nunca se equivoca. No creas que esto es un sueño imposible o utópico, esto puede ser tan real para ti, como ahora lo son tus pensamientos predominantes. Lo único que necesitas es entrenarte para ello.

Tú posees 2 conciencias, una humana y otra divina. De la primera estás plenamente consciente, es con la que estás acostumbrado a pensar, sentir, hablar y actuar en tu vida ordinaria. La vida que estás experimentando a día de hoy la has creado en base a este nivel de conciencia.

Esta conciencia está basada en el carácter, el ego, la personalidad, es una coraza que tu mismo has construido, pero es ficticia, es sólo una apariencia de tu verdadera conciencia, pero estás tan acostumbrado a ella, que no sólo aparece ante ti como absolutamente real a tus sentidos, sino que además puede que creas que es la única que tienes.

La conciencia humana es muy limitada y confunde las apariencias con la realidad, el continente con el contenido, las formas con el fondo.

Es una conciencia que no sólo actúa por si misma, sino que se adhiere fácilmente a las conciencias individuales que le rodean y se impregna de sus mismas vibraciones, haciéndola así mucho más inconsciente y peligrosa.

Esta conciencia cuando no es controlada aloja los hábitos destructivos, tanto los de pensamiento, como los emocionales y los físicos, cayendo fácilmente en apegos e incluso en las adicciones y vicios que tanto perjudican a las personas.

La conciencia humana no posee perspectiva global y entiende su supervivencia y satisfacción personal como su prioridad, sin importar los medios que deba emplear para ello. En sus niveles más bajos o primitivos incluso dañará, mentirá, manipulará, robará o matará por satisfacer sus deseos.

Tu otra conciencia es la divina. Esta siempre ha estado contigo, te acompaña allí donde tú vas, ve lo que tú ves, escucha todas tus palabras, pero permanece en el más completo silencio y no actúa hasta que tú no le das permiso para hacerlo.

Esta conciencia es infinitamente más sabia que tu conciencia humana, infinitamente más poderosa, pero su actuación está sujeta a tu voluntad.

Tu conciencia divina, trasciende las facultades del cerebro, pues se sitúa en los altos planos de actividad y está a tu servicio porque en realidad es quien tú eres.

Esta conciencia puede realizar todo lo que tu conciencia humana cree como imposible o irrealizable y es la que efectúa aquello que muchas personas califican como milagros.

Si actúas con tu conciencia humana, esta siembre te saboteará, siempre te limitará, siempre te hará creer que los demás están equivocados cuando no piensan como tú, es la que también te dice que tú no vales, que tú no puedes, que tu no tienes, que tu no sirves. Esta conciencia es la responsable del odio, la separación, las luchas y confrontaciones, la soberbia y en general de todo tipo de maldad.

En cambio tu conciencia divina al ser infinita sabiduría sabe que en cada ser humano reside la misma conciencia superior que existe en ti, por ello, nunca juzga, ni critica, ni daña a sus semejantes, porque sería juzgarse, criticarse y dañarse a sí misma.

Tu conciencia humana es egoísta e individualista, tu conciencia divina es misericordiosa y universal.

Tu conciencia humana tiende a ver los errores y lo que le disgusta de las demás personas y del mundo, tu conciencia divina sólo ve el bien en cada persona y en cada situación.

Prácticamente en todos los ámbitos de poder de la Tierra puedes comprobar que predomina la conciencia humana, mientras que todos los grandes maestros espirituales de nuestra historia han actuado bajo la conciencia divina.

Todos ellos ya te han hablado de como poder adquirirla, lo han hecho a través de distintas lenguas, distintas épocas y distintas filosofías, pero todos se referían a ella, quizás la hayas escuchado como el ser interior, el maestro interno, el espíritu, el cristo, el yo superior y otros nombres.

Ella es tu verdadera naturaleza y desde tu actual perspectiva humana, puedes activarla para que trabaje a tu favor.

Cuando tu mente humana limitada piensa en algún deseo del que no tiene ni remota idea de cómo puede cumplirse, tu mente divina ya está lista para servírtelo.

Abandona tus prejuicios, miedos, apegos y limitaciones humanas y conéctate a tu conciencia divina para vivir una existencia maravillosa.

Recuerda que ella actúa con poder, inteligencia, alegría, bondad, verdad, paciencia, compasión, es victoriosa, amorosa y sólo trabaja para tu propio bien y el mayor bien de toda la creación.

Pídele a tu conciencia divina que te asista en todas las áreas de actividad de tu vida. Piensa desde esa conciencia superior, habla desde esa conciencia superior, siente desde esa conciencia superior , actúa desde esa conciencia superior y observa las transformaciones que ocurren en tu vida.

Tú puedes vivir desde ahora mismo con conciencia divina si así lo decides en tu corazón y ya sabes que hacerlo, es algo que depende única y exclusivamente de ti.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

6 Respuestas

  1. Me encanta lo que dice , nada más lograr ese estado de aceptación es estupendo..solo que hay que aprender a reconocer su poder en nosotros.
    Gracias por su maravilloso consejos

  2. TOTALMENTE DE ACUERDO, MIL GRACIAS POR TAN EXCELENTE EXPLICACIÒN.TODO LO MEJOR.

  3. Quisiera saber más sobre como hacer que esa conciencia divina salga a luz

  4. Lisbeth Arroyo

    Gracias por enviarme e-mail. De verdad he aprendido mucho con todos los video, puedo decir que estoy en el proceso de transformación. Hoy en día tengo en otra forma de pensar.
    En cuanto a este e-mail. He aprendido que hay 2 tipos de conciencia que no lo conocía.
    Gracias. Gracias y Mil Gracias.
    Con todo lo que haces para todos nosotros.
    Muchas bendiciones en tu vida.
    Un gran abrazo Alex.
    Lisbeth Arroyo

  5. BERTHA ARIAS HURTADO

    La mejor , la excelencia entre todas las publicaciones que he podido escuchar, te sigo en la mayoria y no me detengo hasta el final en todos tus videos, Este mensaje sobre la Conciencia Divina y la Conciencia Humana, me permitirá controlar mis pensamientos y deseos, es maravillosa esta enseñanza, F E L I C I T A C I O N E S ALEX ARROYO.

  6. Rocio del Pilar Avalos Armas

    Hola Alex…me gusta mucho tus comentarios pero me gustaria saber como llego a mi conciencia Divina..gracias por todos tus comentarios

Dejar una opinión