Cómo superar la timidez

timidezHoy en día cuando a muchas personas les digo que yo tuve que superar la timidez, simplemente no me creen porque piensan que se lo digo sólo cómo un apoyo para que ellos puedan superar la suya. Pero es absolutamente real que tuve que hacerlo. Es evidente que como en todas las temáticas que trato he comprobado en mí mismo los resultados antes de ayudar a nadie. Mi conocimiento es eminentemente práctico y no sólo académico, como digo a menudo los libros de natación te sirven de poco si nunca te has lanzado a la piscina.

En este caso concreto, yo casi no recordaba cual era mi comportamiento en la juventud, pero gracias a facebook he recuperado amistades que había perdido con el paso de los años, algunas incluso de la época de la niñez. Hace unos meses me contactaron gracias a esta red social unos compañeros a los cuales hacía más de 25 años que no nos veíamos. Estuvimos charlando de nuestras vidas y cuando yo les expliqué a que me dedicaba ellos no podían creerlo, es más, hasta que no les enseñé parte de mi trabajo se lo tomaban a broma. El motivo era que ellos me recordaban como una persona muy introvertida y no se podían explicar cómo era posible que ahora estuviera impartiendo cursos, conferencias o teniendo mi programa de radio.

Gracias a ellos recordé de forma nítida como era yo anteriormente. Con esta y otras tantas evidencias he comprobado a lo largo de los años que podemos transformarnos paulatinamente y llegar a convertirnos en lo que deseemos si estamos realmente comprometidos a hacerlo. Superar la timidez es posible si te pones manos a la obra.

No importa tanto el punto de partida, como el destino al que deseas llegar.Oigo a menudo a muchas personas decir “yo soy así” ” este es mi carácter”,. como si fueran artículos que han comprado en el supermercado. El carácter se forja a voluntad y depende exclusivamente de cada cual. Puede que en la adolescencia y juventud, lo estés formando, pero en la madurez tú tienes el carácter que tú mismo has creado y de igual forma puedes modificarlo.

La timidez es una emoción que sienten muchas personas en distintos aspectos en dependencia del ambiente en el que se encuentran y está intimamente ligada a la opinión que los demás puedan expresar respecto a uno. En la timidez aparecen los miedos personales al que dirán o que pensarán de mí. En estos caso preocupa el juicio de terceros y las consecuencias que puedan derivarse de ello.

El contexto en el que te muevas también puede influir en la timidez y personas que en ciertos ámbitos se muestran seguros y decididos en otros pueden ser tímidos o inseguros. También es cierto que existen personas muy extrovertidas que ya manifiestan desde la niñez esta tendencia de seguridad y apertura hacia los demás.

Pero te aseguro que la mayoría de personas en algún momento de sus vidas han podido sentir esta emoción que les frena y obstaculiza. Si es tu caso o conoces personas que se sientan tímidas, las siguientes recomendaciones te serán de mucha utilidad para superar la timidez.

Además de tratar a las personas con técnicas como el tapping o la programación neurolinguística, he comprobado que estos son algunos pasos que tú mismo puedes seguir para vencer este sentimiento:

– Valorar tus puntos fuertes

Muchas personas se frustran y se menosprecian porque se focalizan en las cosas que no hacen bien, cuando ciertamente existen muchos aspectos que sí dominan y realizan con maestría. Poner atención a tus virtudes y destrezas potenciará tu seguridad personal.

– No compararte con los demás

Todos somos seres únicos y especiales. No tiene sentido compararte con las demás personas, ni para bien ni para mal. Tú no necesitas ser aprobado por nadie, excepto por ti mismo. En la medida que trabajes tu desarrollo personal, menos te importará la opinión ajena y no te sentirás tentado a realizar comparativas con nadie.

– Presta atención a lo que te dices

Es muy importante la historia personal que tú mismo te cuentas. ¿Qué opinión tienes de ti mismo? ¿Eres severo con tu propia persona? ¿Te cuidas, te mimas, o por el contrario te castigas y te enojas contigo? El discurso interno que tienes es uno de los mayores condicionantes de tu vida y la confianza personal está directamente relacionada con ello. Cuanto más te quieras menos timidez expresarás.

– Piensa a menudo en situaciones felices

Focalizar tu mente en la alegría y el bienestar, suaviza las demás situaciones de tu vida y produce que encares todas las circunstancias con otra actitud y que tu predisposición a la confianza y al éxito vaya en aumento. Toma pequeños retos que te sirvan de avance, visualizándote tal y como deseas comportarte. Practica con persistencia y verás como la timidez poco a poco va dejando paso a tu seguridad personal, con la satisfacción que ello te reportará.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Dejar una opinión