Cambiar tus pensamientos negativos

Como cambiar tus pensamientos negativosEl primer punto que conviene aclarar es que con los pensamientos negativos que conforman tu programación mental, ocurre igual que con los hábitos. Puedes sustituir un hábito que consideras que perjudica tu vida, por otro que la beneficia. Del mismo modo, de forma gradual puedes transformar todos aquellos pensamientos negativos que están suponiendo frenos y barreras en tu camino, por todos aquellos que que pueden aportarte bienestar, fortaleza y el empoderamiento para poder lograr salud, mejorar tus relaciones, abundancia o cualquier otro propósito que desees plantearte como objetivo.

Sea cual sea tu propósito, es vital tener dominio de lo que piensas para que puedas alcanzar el éxito. ¿Pero, por qué existen tantos pensamientos negativos en la sociedad que vivimos?

Es únicamente tu mente quien aloja y da poder a un pensamiento. El problema radica en que como la mayoría de ocasiones las personas no toman conciencia de que están pensando, tampoco se dan cuenta cómo están aceptando los pensamientos de los demás. Así, puedes comprender que a toda influencia externa que prestes atención le estarás dando la bienvenida a tu mundo y experiencia.

1- Influencia externa

Desde pequeños ya hemos ido absorbiendo el inconsciente colectivo y además en las sociedades “modernas”, de forma constante estamos bombardeados de infinidad de mensajes, tanto de manera directa como subliminal, que nos enfocan hacia las limitaciones, las carencias, las dudas, preocupaciones, el miedo y demás emociones similares que nos están restando poder a nuestra vida.

Basta cualquier noticiario de las televisiones para ser consciente de que condiciones estás incorporando a tu programación mental, ¿crees que son de pensamiento positivo y armonía? ¿o de inarmonía y negatividad?

Presta también mucha atención a los diálogos que mantienen las personas y te darás cuenta como en muchas ocasiones acaban derivando en temáticas que no deseamos ver manifestadas en nuestra vida y así de forma coloquial en las conversaciones del trabajo o con nuestros amigos, caemos en la crítica, la queja o el juicio a terceros. Incluso aunque puedas estar con una vibración positiva, también las demás personas pueden afectarte con su diálogo si tú no estás en guardia. Todo ello también propicia una corriente de pensamiento negativo.

2- Influencia interna

Es la más importante, ya que la externa si no es interiorizada no te afectará en absoluto, pero la interior si que lo hace, ya que es la creación que haces a través de tu propio diálogo, de todo aquello que te dices a ti mismo y estás sometido a él de forma continua.¿Qué pensamientos tienes sobre ti mismo? ¿Qué crees que es posible para ti y qué no lo es? ¿Qué muros estás construyendo entre ti y tus deseos y aspiraciones?

A través de todas estas influencias, la corriente de pensamientos negativos han llegado a ser algo tan arraigado en las conciencias individuales, que para muchas personas forman parte de su carácter.Lo que tendría que ser algo anormal, acaba siendo totalmente aceptado en el quehacer cotidiano y de este modo, son muchos los que construyen una personalidad basada en el pesimismo y la negatividad, que a su vez alimenta más pensamientos en la misma línea.

¿Cómo poder salir de este círculo vicioso?

La respuesta siempre es sustituir de manera progresiva tu programación mental. En este punto muchas personas me preguntan cómo pueden saber cual es realmente la suya.

Dicen los estudios en neurología que tenemos casi 60.000 pensamientos cada día y como puedes comprender es una cantidad tan numerosa que hace imposible que la persona común puede tener dominio de que está pensando en todo instante, pero sí que vas a tener una muy buena guía o señal que te va a mostrar cual es tu pensamiento en cualquier momento: la emoción.

Todas las emociones son el indicador que te muestra tu programación de pensamientos. Si tu estado emocional habitual es el de bienestar, no cabe duda que tus creaciones mentales son las que lo han producido, pero si por el contrario de forma predominante te dejas arrastrar por sentimientos bajos o negativos es que debes revisar cómo estás percibiéndote a ti mismo y al mundo.

La emoción te dirá en todo instante donde has estado poniendo tu foco de atención.Ya sabes que de forma genérica sólo hay dos estados emocionales básicos, les damos todo tipo de nombres, pero únicamente hay emociones que nos aportan bienestar o felicidad, mientras que otras nos causan dolor o infelicidad. ¿Cómo te sientes de forma habitual?

Si estás sintiendo con un estado de empoderamiento  que te aporta, paz, alegría y en definitiva bienestar, es porque tu programación mental predominante está formada por pensamientos positivos, pero si tu estado anímico es el malestar, pesimismo o negatividad, debes variar rápidamente el rumbo de lo que piensas.

Si lo haces de forma consciente podrás dirigirte hacia donde realmente deseas estar, encaminándote hacia el bienestar y poder así lograr todos aquellos retos, sueños y metas que quieras plantearte para mejorar tu vida.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Dejar una opinión